El sistema endocannabinoide

Endocomo…? Ya, el nombre tiene su qué, pero su crucial existencia para nosotros hará que te entre en la cabeza en menos de lo que crees.

Aunque no se hable mucho de ello y la mayoría de nosotros no estemos familiarizados con investigaciones acerca del cannabis, el cáñamo y concretamente, el CBD, es un campo en el que se ha investigado bastante.

Si has leído nuestro apartado ¿Por qué nuestro cuerpo recibe tan bien el cannabis?, a lo mejor ya sabes un poco de qué va el tema (o lo has escuchado en alguna otra parte). En cualquier caso, vamos a aclarar cómo funciona este sistema tan curioso.

Un sistema para regular el dolor y el placer

Según Project CBD, una página muy informativa sobre todo lo que concierne al cannabis, el sistema endocannabinoide es un sistema de comunicación bioquímico que se encuentra en nuestro cuerpo. Tiene unas funciones muy particulares y cruciales para nuestro bienestar.

El sistema endocannabinoide está formado por un conjunto de receptores en el cerebro y algunas partes del cuerpo. El nombre, de hecho, viene de los compuestos químicos homónimos, los endocannabinoides.

Dos tipos de receptores

Tenemos dos tipos de receptores en nuestro cuerpo: el CB1, que se encuentra en el cerebro; el CB2, que se ubica a lo largo del sistema nervioso, los intestinos y el tejido conjuntivo.

Leinow L., Birnbaum J. (2017). El Cannabis Medicinal: CBD guía para el paciente. Málaga: Editorial Sirio


Los endocannabinoides son compuestos químicos que produce nuestro cuerpo a partir de ácidos grasos (especialmente los Omega-3). Estos receptores contribuyen a regular funciones básicas en nuestro metabolismo: regular el dolor, el placer, el estado de ánimo, la digestión y el control motor. En el momento que se desequilibra el sistema, el cuerpo deja de producir los cannabinoides naturales necesarios para su buen funcionamiento, y estas funciones se ven alteradas: nos sentimos enfermos, padecemos dolor y nos sentimos más bajos de ánimo.

La conexión entre dicho sistema y el cannabis está en que los cannabinoides (moléculas de la planta del cannabis) interactúan, o mejor dicho, activan el sistema endocannabinoide y los receptores que acabamos de presentar, para que funcione adecuadamente.

Homeostasis y el sistema endocannabinoide

Así que… ¿mi cuerpo tiene la cura a todos mis dolores?

Bueno, es una buena manera de resumirlo. Lo que está claro es que el CBD puede ayudarte enormemente a regular tu cuerpo de manera natural, y la homeostasis es la clave. La homeostasis es un “conjunto de fenómenos de autorregulación, que conducen al mantenimiento de la constancia en la composición y propiedades del medio interno en un organismo” (RAE). Eso significa que nuestro organismo dispone de recursos para regularse a sí mismo, y una gran parte de este trabajo lo realiza el sistema endocannabinoide. Por tanto, consumir cannabinoides, contribuye a estimular los procesos de homeostasis que lleva a cabo el sistema endocannabinoide.

¿Cómo se descubrió el sistema endocannabinoide?

Estudiar en investigar el cannabis como materia prima o sustancia medicinal, no ha sido ni es tarea fácil. Sin embargo, siempre hay brechas por las que entra la luz, y el caso del Dr. Mechoulam es una de ellas (sí, es este señor tan majo que ves en la foto).

Conocido en algunos casos como “el padre de la marihuana” por sus revolucionarias investigaciones y sus grandes descubrimientos, él decidió estudiar la planta desde la misma perspectiva que se estudian otras substancias. Sorprendido de que se dedicaran estudios a la morfina, la cocaína, aisladas como sustancia hace unos 150 años, y no al cannabis, decidió investigar la sustancia olvidada. Fue el primer científico moderno en aislar una de las moléculas presentes en el cannabis, de hecho, una de las más conocidas para uso recreativo: el THC, siglas de Δ9-tetrahidrocannabinol.

Sus investigaciones en los años 60 se hacían a partir de hachís procedente de una comisaria cercana a su laboratorio. A parte del THC también consiguió aislar el CBD, siglas de Cannabidiol. En concreto este componente dio gran eficacia medicinal contra la psicosis, tratamiento del dolor crónico y ataques epilépticos.

En 1992 el Dr. Mechoulam descubrió el sistema endocannabinoide. Según sus estudios no es una mera casualidad que consumamos cannabinoides. Mechoulam descubrió que los cannabinoides se adhieren a las distintas regiones del cerebro, como a las otras partes en que se encuentran los receptores de dicho sistema. Con sus investigaciones vio lo importante que era la anandamida: un neurotransmisor ácido graso que se vincula con el control de la proliferación de células cancerígenas. El origen de este neurotransmisor, según Europapress viene del sánscrito «ananda», que significa «alegría, felicidad suprema». Dada la prohibición mundial de la marihuana, seguimos desconociendo algunas de sus propiedades, así que aún se llevan a cabo investigaciones sobre este neurotransmisor. Estaremos atentos a los progresos en este campo.

Para los más curiosos, os dejamos algunos artículos interesantes relacionados con este tema:

Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

¡Obtén nuestras últimas ofertas!
10% de descuento en su primer pedido

¿Tienes más de 18 años?

Select your shipping country for the best shipping prices: