Entrevista del fundador: Django Ramseyer

¿Por qué empezaste a cultivar cannabis?

Empecé a cultivar a los 13 años porque descubrí que era un gran remedio para mi enfermedad epiléptica parcial casi crónica. Tomar cannabis me sentaba muy bien: los episodios eran cada vez menos fuertes, así que en cuanto pude, empecé a cultivar para tratarme con mi propio cannabis.

¿Con quién empezaste?

Empecé a cultivar con mi padre.

¿Por qué este amor al cannabis?

El cannabis para mi es una planta sagrada.

Me ha ayudado mucho a lo largo de mi vida: como he dicho, a los 13 años pude volver a sentirme un niño normal, llevar una vida dinámica, gracias a los efectos de la planta.

Me sentí dedicado a estructurar un método para cultivar mi propia medicina, y luchar contra el sistema, contra la prohibición social y los tabúes que la rodean. La planta sigue siendo ilegal en muchas partes del mundo, generalmente por intereses coyunturales.

Desde que descubrí que era una gran medicina para mí, la he cultivado y la he convertido en mi pasión, en mi principal objetivo de vida.

¿Cómo descubriste los beneficios terapéuticos del cannabis?

Como he comentado antes, descubrí su uso terapéutico en mí mismo. Cuando era un niño, bueno, un adolescente, digamos, era un niño normal y corriente que buscaba nuevas experiencias, lo típico: «vamos a fumar un porro, vamos a probar esto», y por azar descubrí que la hierba para mí era una bendición total.

Tenía una crisis epiléptica cada dos días, y con el consumo de hierba empezó a disminuir: una vez a la semana, una vez cada dos semanas, luego una vez al mes… ¿sabes? Cuando te sientes tan mal y descubres algo que te hace sentir tan bien… sólo puedes seguir adelante, entrar totalmente en ello.

¿Cómo puede el cannabis ayudar a la gente?

Bueno, el cáñamo puede ayudar a la mayoría de las personas que tienen enfermedades relacionadas con el sistema nervioso.

Desde la epilepsia, hasta la esclerosis múltiple, la ansiedad… ¡puede ayudar a tanta gente!

En realidad, todavía se están descubriendo sus propiedades. Queda mucho camino por delante. Esta planta ha estado tan prohibida, arrinconada, que hoy en día estamos redescubriendo sus múltiples usos. El cáñamo tiene 140 cannabinoides, es decir, 140 moléculas diferentes…

¡Creo que sólo hemos aislado unas 20-25! Eso es la punta del iceberg de la investigación. ¿Sabes? Existe un importante trabajo de investigación sobre él, pero sólo sobre algunos cannabinoides (los más conocidos), todavía tenemos mucho más que investigar sobre la planta.

Nos quedan 120 cannabinoides por investigar al máximo. No estoy hablando de meras suposiciones, sino del efecto real del cannabis. Así que hay un largo, largo, largo camino por recorrer.

Sobre el planeta… bueno, el cáñamo produce más (una hectárea de cáñamo), cuando alcanza 1 metro de altura, produce más oxígeno CO2 que la selva tropical.

También elimina todos los metales pesados de los cultivos, en los campos, ¿sabes? Estoy hablando de tierras en mal estado, que necesitan ser restauradas. Un excelente ejemplo de esto es Chernobyl. En los últimos diez años se ha cultivado cáñamo en tierras radiactivas y el resultado es realmente bueno. ¡Es increíble!

Hay numerosos estudios que siguen el caso de Chernobyl. No hay mucha gente que hable de ello, no forma parte de las noticias habituales (obviamente), ya que es algo que se lleva prohibiendo durante más de 70 años, así que… pero bueno, la información va saliendo poco a poco que es lo importante.

¿Qué metodología utilizas para cultivar? ¿Por qué?

Utilizamos el cultivo biológico. Queremos respetar todo lo que nos rodea. Nos gusta ser conscientes de la Madre Tierra y ser un ejemplo para los demás. Esta es nuestra manera de ofrecer productos de primera calidad, de mantener los estándares altos y de vivir en armonía con el planeta.

¿Ha cambiado durante los últimos años? Cómo es trabajar en una comunidad de cultivadores?

Sí, es un proceso de evolución constante. Aportar formas innovadoras de hacer las cosas. Como valor fundamental, en el equipo nos gusta intercambiar ideas, encontrar formas alternativas de hacer nuestros propios abonos, por ejemplo, así que intentamos cultivar con elementos que encontramos cerca de los campos, cerca de nosotros, en armonía con la naturaleza, con el entorno que nos rodea.

¿Dónde se encuentran los cultivos?

Nuestros campos principalmente se encuentran en Italia, en Reggio Emilia. También en Viareggio, Cerdeña y Cremona.

¿Cómo funciona el proceso de extracción en el caso de los aceites?

El proceso de extracción que utilizamos es con CO2 para obtener una extracción pura de la planta. También hacemos un proceso de maceración, que aún está en sus inicios, pero estamos trabajando mucho, investigando para que sea excelente.

Por último, hay un proceso de destilación. Destilamos nuestro aceite para que tenga el menor nivel de THC posible y aún así el mayor espectro de cannabinoides y por tanto, el mejor efecto en el consumidor.

¿Qué piensas sobre el cannabis? Y del CBD?

El cannabis es una planta asombrosa que ha sido utilizada durante siglos, milenios diría, por todo tipo de personas, tribus… no es de extrañar que esté prohibida porque es demasiado buena y espero que podamos sacarle todo el partido posible.

El CBD ha sido un gran descubrimiento en los últimos 20 años, sobre todo para la gente que no puede manejar el THC o no puede tomarlo.

Siento que es el comienzo de una nueva era, una nueva realidad para el cannabis, porque principalmente se ha asociado sólo con drogas, euforia, diversión… más que nada, el cannabis es una medicina.

Por fin estamos tomando la dirección para que sea considerado una medicina, algo más concreto, más real, un uso más sano y consciente de él.

¿Qué es lo que más disfrutas del proceso de cultivo?

Lo que más me gusta es observar y contemplar el crecimiento de las plantas, ver su evolución: desde que son una diminuta semilla hasta que son plantas vivas. Las sigo desde que son pequeños bebés.

Me apasionan totalmente. Me gusta verlas crecer, cómo van hacia el sol, cómo explotan, cómo florecen, se transforman… el olor, la fuerza que tienen.

También me gusta mucho lo que se puede extraer de ellas, la resina, los cristales. Es como ver una manzana roja, brillante, jugosa y deliciosa creciendo de una pequeña semilla. Y luego podemos comerla tal cual, o bien hacer un zumo o una tarta con ella. Experimentar con texturas, matices de sabor, manteniendo el ingrediente principal y sus propiedades curativas. Es algo mágico, ¿verdad?

Cómo se fundó CBD Alchemy?

CBD Alchemy comienza a partir de un sueño.
Llevo cultivando desde 1996 hasta 2003 de forma legal en Suiza. No ha sido un camino fácil. Nos han prohibido cultivar en ciertos momentos, de hecho tuve que huir; pero siempre ha sido mi sueño construir una granja de cannabis, y hay que atenerse a los sueños para que funcionen. Eso es lo que hice básicamente.

Así que el CBD volvió con fuerza en 2016, y en 2017 abrí la primera versión de CBD Alchemy en España para empezar mi revolución verde y contribuir a la revolución global.

Mi idea es concienciar a la gente de sus beneficios, difundir la información, hacer que llegue a la corriente principal de intercambio de información. Esta era mi oportunidad y la aproveché, y está yendo más rápido de lo que pensaba (risas). Creo que estamos en el camino correcto.

¿Cómo va la tienda en Barcelona?

La tienda va muy bien, teniendo en cuenta que estamos en plena pandemia mundial. Todo el mundo tiene que apretarse el cinturón… pero nos va muy bien.

El público local lo disfruta mucho, a la gente le gusta venir, ver la tienda y conseguir buenos productos de CBD. La gente está tomando consciencia de cómo curar el cuerpo con remedios naturales. Tenemos un gran espectro de clientes, todo el mundo es bienvenido en CBD Alchemy, así que no podría estar más contento.

¿Qué planes de futuro hay para el cultivo?

Tenemos grandes perspectivas de futuro.
Recientemente hemos obtenido la certificación ecológica oficial para todos nuestros cultivos, almacenes y procesos de extracción. Queremos seguir en esta dirección.
Estamos pensando en triplicar nuestros cultivos en los próximos años. Nuestro objetivo es crecer en una dirección farmacéutica, por lo que nos gustaría entrar totalmente en BPAR (Buenas Prácticas Agrícolas y de Recolección) en nuestros campos.
Crecemos paso a paso, lentamente, pero con constancia; para ello se necesita tiempo para sacar lo mejor de nosotros. Estamos creciendo sin duda, y queremos crecer más, ya que la planta también sale a la luz, existe un mercado real para ella, y tiene mucho potencial.

CBD Alchemy es un proyecto vivo, por lo que buscamos la innovación, las nuevas prácticas y seguir la corriente: sin duda tiene una raíz fuerte y saludable.

¿Qué planes de futuro hay para la tienda?

Sería ideal tener todos los productos con certificación biológica. La calidad tiene que ser nuestro objetivo principal, así que definitivamente queremos mejorarla. Intentamos mantenernos en pasos pequeños pero decisivos, y optimizando siempre la relación calidad-precio en la medida de lo posible, y siendo, por supuesto, respetuosos con la naturaleza. Menos es más, ¿verdad?

Entrevista realizada el 02/03/2021

Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

¡Obtén nuestras últimas ofertas!
10% de descuento en su primer pedido

¿Tienes más de 18 años?

Select your shipping country for the best shipping prices: